Los disolventes

Permiten ajustar la fluidez de las pinturas y barnices al disolvente, aunque asimismo regulan la velocidad de evaporación (y, por lo tanto, el secado).