Los aditivos

Se utilizan en pequeñas cantidades, pero su papel es fundamental para optimizar los resultados.
Pueden ser:

Agentes dispersantes

Durante las etapas de dispersión y triturado facilitan la obtención de partículas de un tamaño parecido al de la partícula elemental constitutiva de los pigmentos y cargas utilizadas. Consiguen de este modo destruir los aglomerados y agregados de partículas de pigmentos y cargas. El hecho de que se escojan y dosifiquen de forma precisa es esencial para el desarrollo correcto del color. Así se puede optimizar la fuerza colorante del pigmento. Cada pigmento o mezcla de pigmentos son el resultado de una selección y dosificación precisas de los agentes dispersantes.

Los dispersantes se encargan de la conservación a lo largo del tiempo, de que las partículas de los pigmentos y de las cargas se dispersen correctamente en el medio. En caso de no existir, estas partículas tienen tendencia a reaglomerarse ya que desaparece la tensión física que las ha separado.

Espesantes

Modifican la viscosidad y la reología de las pinturas para mejorar sus propiedades de conservación (prevención de la sedimentación) y de aplicación según la técnica deseada (brocha, rodillo, espátula de pintar, etc.).

Pueden proceder de productos naturales (gomas, esmectitas, derivados de celulosa).
También pueden ser polímeros de síntesis.
A menudo se utilizan en combinación y, en todos los casos, son fundamentales para que la pasta sea homogénea.