Secado físico, coalescencia, reticulación

Las dos primeras etapas son iguales a las descritas anteriormente. Después del secado completo de la película de pintura a temperatura ambiente, un tratamiento térmico, por ejemplo, une los polímeros que forman la película de pintura (creación de uniones intermoleculares) y aumenta las propiedades mecánicas, además de la resistencia al agua y a los disolventes. Es el caso de las pinturas para la decoración de tejidos Setacolor, para la decoración de porcelana Porcelaine 150 o de vidrio Vitrea 160. Una vez que la película de pintura queda reticulada (tratándola térmicamente), se vuelve mucho más resistente al agua y a ciertos disolventes o detergentes caseros.